sábado, 14 de julio de 2018

Equilibremos la vida

Hace mucho que perdí el rumbo, hace mucho que dejé de vivir... y comencé a sobrevivir, hace mucho que me hago planes en la cabeza, que me motivo en el momento, que me hago promesas sin sentido.
Hace mucho que hago calendarizaciones, planeo viajes, elaboro proyectos y compro materiales para pasatiempos que nunca llego a concluir.
Hace mucho que intento una y otra vez regresar a este blog, pienso en una y mil entradas que me gustaría escribir, vengo, escribo un par de cosas y lo dejo en borrador, regreso y lo elimino... y así en una eterna sucesión... Es momento de planearlo tanto, es momento de solo hacerlo y ya... sin importar si alguien lo llega a ver... o no.
Quiero viajar más ligero... y aún no puedo.
Quiero soltar...
Quiero crecer...
Quiero creer...

Pero del quiero al hago hay mucho trecho, hace mucho que dejé de ilusionarme con las cosas y voy cumpliendo un día tras otro; en la clase de hoy, el profesor nos enfrentó con cinco preguntas... y mis propias respuestas me aterrorizaron. 
Hablábamos de como las personas buscamos equilibrar cinco aspectos de nuestra vida, ya que como estos son los que tienen inferencia en nuestro día a día, es importante encontrar la mayor estabilidad posible.

Trabajo~Relaciones~Salud~Finanzas~Comunidad

Así pues, nos hizo las siguientes cinco preguntas para una autoreflexión; puedo decir que si no lloré en la clase, es porque no quería dar explicaciones.

¿Por las mañanas te levantas con ganas de enfrentar el día?
¿Cómo estás en el amor y en tus relaciones personales?
¿Cómo estás en tus finanzas?
¿Cómo andas de energía y salud?
¿Cómo te involucras con tu comunidad?

He de decir que reafirmé lo que ya pensaba, estoy inmersa en una burbuja que cada vez se hunde más... y el día que se rompa, no habrá ninguna salida.

Tengo que comenzar a empujar esa burbuja a la superficie, antes de que se pierda en el abismo de la oscuridad.


No hay comentarios: