lunes, 28 de agosto de 2017

Quiero...

Han pasado diez años desde que inicié mi viaje en blogger; y aunque me gustaría decir que he sido constante y que tengo una memoria virtual retratada en sus páginas; la verdad es que no. 
Dejé que la flojera, la desidia y la postergación me ganaran. Hay meses y hasta años en blanco en este espacio que me niego a dejar, que siempre añoro y siempre traiciono en lugar de ponerme a hacer las cosas.
Hace meses, quizás un par de años, que me siento sin rumbo, que vivo el día a día como una sucesión de cuenta gotas, veo escurrirse las horas del día una tras otra, solo esperando que llegue el fin de semana, el fin del mes, el fin del ciclo, el fin del año ¿para qué? No lo sé... simplemente dejo que todo siga su marcha.
Me sorprendo haciendo millones de planes en la cabeza, que solo se quedan ahí... como planes postergados, como temas a tratar, cosas por hacer, proyectos por realizar y... me siento frustrada, triste, sola, vacía. No sé.
Quisiera pensar que tengo esta nueva oportunidad, de poner un punto y aparte de esos años que ya dejé ir, pero al mismo tiempo, dejo pasar las cosas, había dicho que escribiría el mismo día en que inicié el blog... y... ¡oh sorpresa! ya dejé pasar cuatro días.
En fin, que ni siquiera estoy segura de que alguien me lea y a veces me importa y a veces no... siento que debo poner en orden tantas cosas en mi cabeza, que al mismo tiempo, estoy hastiada de todo y de todos. Lloro por la incertidumbre y por la inseguridad que yo misma le estoy confiriendo a mi vida... quiero encontrar un objetivo y quiero tener la capacidad que todos creen que tengo... 
Esta publicación no tiene ni pies ni cabeza, pero siento que así, exactamente así está mi mente, cumplo puntualmente las cosas de mi trabajo, pero, siento que es de esas veces donde solo vas cubriendo un orificio, destapando el anterior. Tengo miedo, mucho... me cuesta aceptarlo... o quizás, solo es que no tengo a quien contarlo... 
Probemos... 

No hay comentarios: