lunes, 15 de agosto de 2016

De lo que me agobia...

Hace poco más de dos meses me... "ascendieron" en mi trabajo, y lo pongo entre comillas, no porque no lo considere importante, nada de eso, sino más bien porque no es propiamente un ascenso. Me ofrecieron un cargo más alto, pero no es algo que se gane en realidad porque fuera el siguiente nivel al que cualquier empleado podría aspirar; siento que no me explico correctamente en el punto. 
En fin, el caso es que es un cargo, que si bien me gusta y aumentará, obviamente, mi experiencia laboral, también es cierto que es un puesto que me causa mucho conflicto, sobretodo por la parte social. No recuerdo si ya lo he mencionado en alguna ocasión anterior, la parte de lo mucho que me cuestan las primeras interacciones.
Cuando me ofrecieron el cargo, me sentí, si, halagada, emocionada, nerviosa, temerosa, expectante y dudé mucho en si aceptarlo, porque a final de cuentas es una responsabilidad. Sin embargo, hice caso a esa máxima que dice:
Y entonces dije que si, me aventuré a la Dirección de la Facultad, como dije, han pasado poco más de dos meses y... creo que no tengo el temple y corazón para ese puesto. Sé que es muy poco lo que he estado en este y no debería precipitarme en elaborar juicios, pero... me he sentido tan... sobrepasada, tan descuidada y mal organizada en muchas cosas, siento que he descuidado aspectos importantes de la docencia por las cosas administrativas... no culpo a nadie, sé que es responsabilidad mía y aún así, me siento de repente entre Escila y Caribdis....
Me frustra que la gente no trabaje en equipo, que se alteren por cuestiones que se pueden solucionar hablando como gente civilizada que se supone que somos, me produce incomodidad que, se supone estamos para ver por los alumnos y hay quienes ven primero por sus intereses. Tengo la playera muy bien puesta, nunca me ha causado conflicto dar de mi tiempo, de experiencia, de mi trabajo y hasta de mi dinero para cosas que ayuden a los estudiantes a crecer y... sin embargo, no había habido un periodo escolar donde me sintiera tan... inconforme con mi actividad docente, siento que no di todo de mi en el aspecto de clases, la parte administrativa me ha agobiado en varias ocasiones, no duermo bien, le doy vueltas a varias cosas, siento una opresión en el pecho y.... aaahhh... la verdad es que me siento algo sola y agobiada.
No quiero dejarlo, no quiero renunciar, pero al inicio me dijeron que estaría estos meses a prueba y siento que si me dicen que no funcioné, tendrán la razón... creo que no tengo el corazón para esto... a mi me gusta la docencia, no lo administrativo, no soy el tipo de persona que trabaja en equipos donde primero se ve por lo personal y luego por la comunidad, no soy de las que le da por su lado a las personas para no causar incomodidades o para protegerme y caerle bien a los superiores, no soy del tipo sociable que puede liderar un equipo para que este salga adelante... 
El periodo escolar terminó y no sé en realidad cuáles sean los planes a seguir por parte de los superiores, aunque más bien creo que si no me retiran desde ahora del puesto, es porque es precipitado y engorroso rearmar nuevamente algo para cubrir el puesto. Sé que me habría arrepentido de decir que no... y sin embargo, creo que mi vida sería más tranquila en este momento, si no hubiera dicho que si.






No hay comentarios: