domingo, 25 de mayo de 2014

Yo... en My SHINee World.... ♥


Tengo días, semanas, más de un mes postergando esta entrada, primero por emoción, luego por ensoñación, por no saber como expresarlo y finalmente por falta de tiempo; pero como también quisiera escribir otras cosas, siento que si no lo hago ahora, terminaré no escribiendo al respecto.
Además, ¿qué mejor fecha para hablar de los "Shainos" que el día de su sexto aniversario?
En fin. No hablaré cronológicamente de como salí desde la mañana y todas esas cosas, porque no creo que sean tan relevantes y porque si hago eso, creo que podría hablar por páginas y páginas. Diré lo que sentí, lo que me dejó y lo que aprendí. Y aquí hablaré desde un punto de vista NO familiar, porque mencionaré mucho la alegría que ellos me dan y no quiero que se malinterprete a como que algo "superficial" me da más alegría que mi familia, cosa que NO es cierto. Este post contiene grandes cantidades de fanatismo :3

Así pues... hablemos de ese mágico viernes 4 de abril....
Me sentí... algo (bastante) sola durante la espera, luego de que Adriana tuviera que irse, he de decir que deambulé por fuera de la Arena bastante rato, aún cuando ya podía entrar, creo que faltaban como tres horas para que el concierto iniciara. Fue en esos momentos en que me sentí muy sola, pero también me sentí fuerte, porque a pesar de estarlo, no me sentía mal, la espera y los nervios de por fin verlos me dieron fuerza para no sentirme mal. Una vez que entré a la Arena y dar con mi lugar; también me sentí algo sola hahaha... porque a mi alrededor no había alguien más en mi situación, todo mundo al menos conocía a alguien, eso o son más sociales que yo y hablaban y hablaban. También he de decir que el aspecto de la edad influye mucho; el SHINee World es joven, en su mayoría más joven que yo, entonces quizás a eso se deba también esta parte de des ubicación por parte mía. En fin, ya estando dentro y mirando y mirando como de a poco se llenaba el lugar, escuchar corear las canciones y demás, sentía un frío en las piernas cada que gritaban por una "falsa alarma" de verlos. Si realmente se asomaron antes, no lo sé, pero si sé que me temblaban las piernas.

Cuando finalmente las luces se apagaron y me levante de mi asiento, puedo decir que ha sido uno de los momentos más liberadores de mi vida. Canté, bailé, lloré y grité como loca durante las tres horas que duró el concierto; antes de que empezara, dudaba si me daría pena gritar o bailar, pero una vez que los vi, todo a mi alrededor se puso borroso y solo estaba yo, ahí con ellos. No mentiré, me hubiera encantado tener a alguien a mi lado, gritando y riendo conmigo, llorando por la alegría de verlos; pero si no se puede, no se puede y en ese momento lo comprendí, de tal manera que puede decirse que tuve una epifanía, necesitaba vivir eso por mi y ser valiente, porque eso me da SHINee, valor y alegría. Verdaderamente ellos llenan mi vida de color.

No tengo las grandes fotos ni los mejores videos (bueno si tengo pero son de mala calidad, mal grabados y se escuchan mis gritos ya medio afónicos y desafinados) solo armé uno con la canción Selene 6.23 que ellos nos dedicaron a las fans internacionales; porque estaba más interesada en grabar en mi memoria todo, ellos estaban ahí enfrente, no en una pantalla... además, sabía que habría muchos con mejor visión y equipo para tener buenas fotos jejeje.

No se puede expresar con palabras la emoción entre cada momento, entre cada canción, el gritar cada que los veía acercarse hacia donde yo estaba, la sonrisa radiante en sus rostros; les pagan por eso, yo lo sé... pero ellos cumplen con su trabajo, porque hay "artistas" que en sus conciertos más pareciera obligación... y ellos lo hacen de una manera tan cálida, que casi les creo que de verdad nos aman a todas y que amaron estar ahí.
A lo largo de este tiempo, he leído mucho de "depresión post-concierto" pero yo no he sentido nada de eso, muy por el contrario, sigo viviendo en un sueño, cuando escucho las canciones, ¡me vuelvo a sentir ahí! brincando y cantando, vuelvo a ver sus sonrisas radiantes y vuelvo a sentir esa emoción que nace en la panza y se extiende por todo el cuerpo... Ellos prometieron volver... y yo prometí esperar a que lo hicieran...

SHINee vino y se fue... pero además de dejarme un hermoso recuerdo, me dejó una capacidad de creer en mi misma, de ser valiente, de arriesgarme, de no importarme el que dirán. Porque a pesar de ser una mujer adulta, creo que aún en mi interior sigo siendo una niña con muchos temores; y no tiene nada que ver con la madurez, porque esa la tengo, me hago responsable de muchas cosas y todo eso; pero sigo sintiendo miedos y nervios de hacer ciertas cosas por mi misma y esta experiencia me ha dejado eso, la valentía de hacer algo que no creía posible... SHINee me da valor, me da energía, me da amor... me da felicidad...



No hay comentarios: