lunes, 29 de diciembre de 2008

A mi mejor amigo...

Hoy quiero contarles algo sobre alguien (ja, que clara me leí ¿verdad?) y eso sobre mi amiguito César y de cómo ha estado en un par de ocasiones vitales para mi existencia y para mi bienestar…
A César lo conocí en la escuela secundaria; pero por motivos muy extraños de esta vida; durante los tres años que estuvimos juntos en el mismo salón; fueron contadas las veces que le dirigí la palabra, si lo hacía era para lo estrictamente necesario en cuestiones escolares. César era el niño “genito” –como solíamos llamar a los niños inteligentes- era el de los dieces, el de la buena conducta, el seriecito… quizá por eso no fuimos muy cercanos… yo no era la más popular, pero me juntaba con personas “un poco diferentes a él”
Cuando fui a sacar ficha para el bachillerato, ahí estaba él, solito y su alma, formado dos lugares antes que yo, en gesto de simpatía me saludó con una sonrisa que casi a la fuerza respondí (más por cortesía que por ganas). El día que asignaron los salones para el examen de admisión nos tocó en el mismo salón, pero tampoco hice nada por acercarme a ese niño que, según decía, estaba enamorado de mi amiga Carmen…
Pero el destino sabe cómo deben darse las cosas y fue así como nos volvió a tocar en el mismo salón, y así, para refugiarnos, protegernos y no sentirnos solos en medio de aquel nuevo grupo, César y yo nos comenzamos a hablar… he de decir que me pareció un poco raro ese niño larguirucho y de ideas locas (o más bien ingeniosas) no voy a decir que compartimos todo aquello que nos fue posible, pero puedo decir que empecé a quererle como hasta ese día solo quería al que por aquel entonces consideraba “mi mejor amigo” me contó muchas cosas (que no les voy a contar) y a su vez , le confié muchas cosas a él.
La primera vez que me ayudó a cambiar el rumbo de mi vida, fue cuando me convenció de estudiar Comunicación; creo que ya lo había mencionado ¿o no? Pero yo quería entrar a estudiar la normal primaria, pero de repente me encontré con que me decía: “No Mariana, mira, vámonos a estudiar Comunicación, así todo creativo, vas a ver que ganamos muchos premios…” Hoy me parecen tan lejanos esos días… al final de cuentas me convenció y ahí vamos a sacar ficha, a hacer el examen, a entrar en la carrera y ahí está que me dejó botada en el segundo cuatrimestre; “que es que no era su vocación, que eso no era lo que él quería” y no recuerdo que sarta de justificaciones de más me dio, puedo decir que él día que me dijo que ya no iría a la escuela lloré porque me sentí abandonada… pero sé que la carrera que él me ayudó a elegir, ha sido la mejor elección de mi vida, no me veo estudiando otra cosa… aunque eso de los premios no lo creo tanto…
Y se fue… pero no perdimos el contacto… y un par de años después de que me ayudara a escoger mi camino profesional, volvió a regresar a mi vida para salvarme emocionalmente; por cuestiones de estos destinos amorosos que a veces nos juegan malas pasadas; me encontré en una situación en la cual me sentí la más perdida de todas las mujeres (ahora que lo analizo, no me parece tan grave) pero la verdad es que en ese momento me sentía una cucaracha… y al primero que recurrí, fue a él… le conté todo, sin excluir ningún detalle, sin ocultar ningún sentimiento y después de escucharme pacientemente… me devolvió el amor por mí, me recordó lo valiosa que soy como persona y como mujer, me hizo saber lo importante que era para él y como no debía poner atención a ese tipo de situaciones… que si pasan… es porque tenía que ser así…
Y después de aquella tarde maravillosa, seguimos en contacto… y tuvo el detalle de contarme de esa chica que le movía el tapete… y tuvo el detalle de llevármela a presentar… me hizo sentir importante con esas actitudes; aunque como dijo mi mamá y con toda razón… “El día que César se encuentre una novia, tú te quedas sin amigo…” y aunque no es al 100%, claro que la relación cambió drásticamente; y hace un par de días cambio más…
“César… hace unos cuantos días me dijiste que te casabas, no supe cómo reaccionar en el momento y no sé qué cara he de haber puesto; me preguntaste cual era mi opinión y fui sincera al decirte que me parecía muy pronto; pero que si era lo que querías, contabas conmigo… me pediste que fuera tu testigo y lo haré con mucho gusto… creo que a pesar de todo este tiempo que hemos pasado juntos, nunca te dije lo mucho que te quería y lo importante que eres para mi… tranquilo, no te voy a decir que estoy enamorada de ti… porque esto va más allá… para mi eres como mi hermanito, eso sé que si lo sabes… que junto con los otros 4 ustedes son mis amigos para toda la vida… claro, si ustedes quieren… Porque podremos separarnos por largas distancias… (Verdad Toño)… porque podrán separarnos las ocupaciones… (Verdad Lázaro)…. Porque podrán separarnos los modos de vida… (Verdad Juan Diego)… porque la novia podrá ser muy celosa… (Verdad Tommy) pero ustedes son mis hermanitos, mis compañeros, mis cómplices, mis amigos… Pero tu César, eres mi MEJOR AMIGO… Gracias por todo… siempre he sido medio (¿medio?) burra para expresar mis sentimientos, quizá será porque nunca me enseñaron como hacerlo… pero lo único que puedo decirte es que también me has salvado al tomarme en cuenta en algo que te hace y te hará tan feliz como es tu matrimonio… no sé si leerás esto, no sé si me lo comentarás… pero sé que el próximo año estaré junto a ti, para acompañarte en una aventura más…”
Perdonarán ustedes mis queridos lectores el hacerlos partícipes de este último pensamiento, ajeno a todo lo que he platicado, porque ¿Quién demonios son esos monos que nombró? Pues la verdad es que son mis amiguísimos desde hace más de 10 años; unos más otros menos… pero fue lo que me salió escribir… Gracias por aventarse mi choro dedicado y si comentan… ps dobles GRACIAS… puesto que es algo que se sale de lo que normalmente cuento por aquí…

jueves, 11 de diciembre de 2008

Hoy quiero compartir...

Si, hoy quiero compartirles un bello pensamiento que tuvo a bien darme a conocer mi amiga Rocío... quizá algunos de ustedes lo hayan leido anteriormente, quizá será la rpimera vez que lo lean, lo único que se, es que pensé en muchas cosas en las que me ha ayudado el blog para desahogarme y sacar eso que nadie más escucha... con cariño para todos....

"Cuando me amé de verdad"
Charles Chaplin

Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier
circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta y en el momento exacto y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene un nombre…”AUTOESTIMA”
Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es…”AUTENTICIDAD”
Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera
diferente y comencé a ver todo lo que acontece y que contribuye a mi crecimiento. Hoy eso se llama…”MADUREZ”
Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es
ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada, inclusive yo mismo. Hoy sé que el nombre de eso es…”RESPETO”
Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que
no fuese saludable…, personas, situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó esa actitud egoísmo. Hoy se llama…"AMOR PROPIO”
Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí
de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé que eso es…”SIMPLICIDAD”
Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y
con eso, erré menos veces. Hoy descubrí que eso es la…”HUMILDAD”
Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y
preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama…”PLENITUD”
Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene una gran y valiosa aliada. Todo eso es…”SABER VIVIR!”

“ No debemos tener miedo de confrontarnos… …hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas. ”

lunes, 8 de diciembre de 2008

Solo a mi se me ocurre....

Si, solo a mi se me ocurre prometerles pasar más justo cuando estoy en periodo de examenes finales y de trabajos por entregar.... y no crean que me faltan ganas para botarlo todo y solo dedicarme a pachanguearmela o no.... pero en fin que más he de hacer... en verdad les digo que soy yo quien más sufre de esta ausencia constante en este espacio en este no saber si mañana tendré tiempo hasta para comer o dormir... pero lo único que me alegra es saber que esta es la última semana de sufrimiento, si la próxima son los examenes en forma, pero ya no tendré presión por entregar nada; así que seré feliz....

Perdón por no pasar a sus blogs y tenrlos tan abandonados... pero se que me comprenden... por el momento les mando un besote y enorme abrazo hasta allá donde se encuentren...
Deseenme mucha suerte en todo lo que me falta y ya me tendrán dando lata por aqui... al fin que el próximo cuatrimestre ya solo llevaré tres materia ¡¡¡a Que si!!!