lunes, 22 de octubre de 2007

Del primer amor


Ahora pasemos a la segunda pregunta que, como podrán notar sigue teniendo referencias al amor, y me pregunta la guapa Angie, ¿Como fue tu primer amor (novio ó no)? Me supongo que la pregunta se refiere a quien fue el primero que me hizo sentir maripositas en la barriguita (jiji) –aunque más bien debería decir guajolotes- bueno pues recuerdo que tenía 10 años, o si, aún lo recuerdo como si hubiera sido ayer, o Dios (jajajaja ya parezco programa gringo traducido al español de esas traducciones que le hacían en los 80´s) Ya regresando al tema, pues si tenía 10 años y cerca de la casa de mi tía vivían unos chiquillos (les digo así porque el más grande tenía 16 eh, no por ser despectiva) que permanecían medio año aquí y medio año en Canadá, que es de donde eran realmente; bueno el chiste es que la yo de 10 años, era mucho más sociable que mi yo de ahora, así que junto con mis primas, nos llevábamos muy chévere con aquellos niños y de entre ellos estaba Miguel, quien me ganaba con 2 años, era delgadito, cabello castaño medio y melenito, ojos azules y chaparrito, aunque claro esta después creció y creció y ahora mide como 1.85 mts. Pero en aquel entonces me conformaba con pasar la tarde entera jugando con él y con sus hermanos y mis primas claro está, y como es de imaginarse, pues yo no era la única que suspiraba por ese chico, pero pues realmente nunca llegamos a nada, porque no creo que yo fuese su tipo y porque nunca me hubiera atrevido a decirle nada, así transcurrieron los dos veranos previos a que entrara a la escuela secundaria y pues como me toco en el turno de la tarde, pues ya nada volvió a ser igual, a veces lo encuentro y si digo, pues imposible que no me hubiera gustado, pero pues ya ni que.
Entonces llegue a la escuela secundaria siendo una rosita de chocolate, inocente y llena de ilusiones (naaaaa) y conocí a Alma, quien en aquellos entonces llegó a ser una de mis mejores amigas y que era dos años mayor que yo, resultó que Alma tenía un hermano: Arturo, quien fue mi primer novio a los 12 años, al principio lo he de confesar, yo no me daba ni por enterada, aunque no había día que ella no me diera un saludo de su parte, aunque después llegue a pensar que era ella quien me los daba sin preguntarle a su hermano o no sé, el chiste es que lo conocí en Agosto y durante agosto, septiembre y octubre ella me dio saludos de su parte, hasta que en noviembre él se acercó a mí un día antes de entrar a la escuela, -ahh porque él iba en la mañana y su hermana y yo en la tarde- y me entregó una tarjeta y una rosa de chocolate, aquí si quiero aclarar que con doce años seguía siendo una niña muy pero muy atarantada, que nunca se había preocupado por lucir bonita ni nada por el estilo, la que prefería irse de mosquita atrás de las camionetas y quedarse jugando videojuegos, por lo cual, me saco muchísimo de onda que ese niño quisiera algo conmigo, además de la fama que tenía, clásico niñito conquistador detrás del que andaban las chiquillas del otro turno como buena niña decente (jajajajaja) no le hice el menor aprecio, pero él siguió hablándome todo noviembre, diciembre, enero, hasta que en febrero, no sé qué endemoniada mosca me picó (sería San Valentín) que accedí a salir con él y la noche del viernes 12 de febrero de 1999, bajo la luna llena más grande que pueda recordar, en la puerta de una iglesia me pidió ser su novia y me dio el primer beso –no familiar- de mi vida.
Y así duraron las cosas durante febrero, marzo, abril, mayo y junio, pero en julio las cosas ya se habían puesto medio extrañas, no voy a decir que era una socialité en potencia, pero si tenía cerca de una docena de buenos amigos hombres y él quería que les dejará de hablar, pero si algo he valorado desde que tengo razón, es la amistad y pues le deje en claro: “no me des a elegir entre mis amigos y tú, porque vas a salir perdiendo” y pues me dio a elegir y perdió ahí terminamos, vinieron las vacaciones de verano y no lo vi ni a él ni a su hermana, regresamos a la escuela en agosto y ella me siguió hablando normal, aunque me decía que su hermano me extrañaba y cosas así, nunca me condicionó para que regresara con él, me volvió a buscar en septiembre, pero simplemente se había acabado, regresó un año después de pedirme ser su novia, nuevamente en febrero y regresamos juntos a la escena del crimen (chacachachan) y aunque estuve a punto de ceder, volví a dejarlo por la paz, no iba a aceptar que alguien me controlara de esa forma.
Y así fue como se dieron mi dos primeros amores, creo que me extendí un poco, pero así es mi relato, decidme que les pareció, aún no se si escribo bien o no, si les parece interesante y dinámico o cansado y aburrido.

2 comentarios:

Angie Sandino dijo...

Ay pero que bonito... la del canadiense pues si estabas super chavita, pero esa historia de Miguel, hasta suspiros me sacó, que tierno con beso en la iglesia y toda la cosa! y el dia de hoy ya no lo ves? ja,ja,ja...quien sabe, por ahi renace el amor!

Besos y gracias por responder mis dudas dudosas!

MarianaEvans dijo...

Ayyy no ni lo invoques, de él si que no quiero saber nada, jejeje y no es porque hayamos terminado del chongo, simplemente es mejor así con sus respectivas distancias